>La divinidad de lo mundano

>La Divinidad de lo Mundano

Hay personas que tienen poco problema en encontrar su lugar en el mundo. Parece que nacen con una brújula integrada, y que ese compás siempre los lleva por el camino que los va a hacer más felices. Son totalmente superficiales y muy felices con su superficialidad. O son individuos profundos, almas complejas decididas a lograr su muy particular misión en esta vida.

Habemos otros, sin embargo, que padecemos un poco de “indecisión crónica”. Aquellos que apreciamos la importancia de la vida, pero que tranquilamente nos comemos unas puntas de ternera. Censuramos a los que usan pieles, pero somos felices las tardes de toros en la México. Queremos salvar al mundo, pero también queremos una buena fiesta. Nos preocupa nuestro desarrollo espiritual, pero ¡ah cómo nos gustan nuestros placeres mundanos!

Y es así que el título llegó a mí. Me queda claro que nunca seré de las personas que son simple y llanamente felices. Mi mente inquieta siempre se preguntará si estoy viviendo plenamente, si soy un ser iluminado, cómo meditar mejor y si no debería estar alimentando a los niños de la sierra. Mientras tanto, la diva dentro de mí va a salivar como perro de Pavlov al planear mi siguiente frívola vacación a Las Vegas.

Así que finalmente lo he aceptado y he tomado una decisión ejecutiva. No voy a ser hippie comeflores jamás. Pero tampoco puedo matar a mi conciencia a punta de patadas con zapatos de diseñador. Este “conflicto” mío, deja de ser conflicto este año. En lugar de ser división, se convierte en unión. Estos dos entes dentro de mí no me dividen, me integran.

Y así, al aceptar de lleno dos de las (muchas) facetas de mi personalidad, empiezo este blog. Acá espero dejar detrás de mí (necesidad de trascendencia) algo de lo mucho que me integra. Aunque no haya lectores, sé que participo activamente de este cyberespacio. Mi motivación también es dual: la necesidad de pertenecer a este universo es similar a la necesidad de sentirnos uno con lo Divino, mientras tanto también tengo esa necesidad de mis 15 minutos de fama que es tan típica de mi muy superficial y mundana generación.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s